¿Por que recurrir a un entrenador?

¿Por que recurrir a un entrenador?

 

Por: Hal Higdon

 

Un entrenador es importante porque, a la hora de hacer ejercicio, se necesita confiar en alguien cuyos antecedentes combinen experiencia y conocimiento. Como la gravedad, no se pueden violar las leyes básicas de la fisiología, y aunque muchas personas lo intentan, su experiencia se ve limitada en la mayoría de los casos. 

 

Un entrenador brinda información y un gran número de explicaciones del cómo hacer, y del por que eso sí y lo otro no.

 

Existen tantas formas intangibles de trabajar con un entrenador sobre la base del día a día. Además de proveer apoyo, el entrenador ofrece un plan de entrenamiento al cual se puede apegar confiablemente y lo mejor de todo, esta ahí para recordarnos que hay que hacerlo por nuestro propio bienestar…

 

Se ha visto que los atletas competitivos con entrenador trabajan mucho mejor las áreas de intervalos, repeticiones y competencias. No es mala idea tener a alguien con quien explorar sus propias ideas, así como regular la intensidad de los entrenamientos.

 

Sin un entrenador, se necesita más tiempo de ejercicio y se logra una menor cantidad de beneficios – además, el riesgo de una lesión es más latente y el tiempo en el cual el cuerpo se funde es más corto.

 

La relación entrenador-atleta un poderoso equipo de entrenamiento, es más fácil hacer el ejercicio ya sea fuerte o constante. La parte difícil es saber cuándo es suficiente, y es aquí cuando un entrenador es mas útil.

 

A continuación, se resumen las 10 razones más importantes de porqué utilizar un entrenador personal:

 

1- Motivación: Empezar es importante, pero seguir adelante es todavía más importante. Es ahí donde el entrenador ofrece al deportista el empuje necesario para lograr hacerlo una y otra vez, aunque sea una o dos veces por semana, generando así la constancia.

 

2- Sistema: Los buenos entrenadores son como cocineros, tienen metodología y sistemas de entrenamiento, como si se quisiera cocinar algún manjar. No se debe hacer otra cosa que lo que esta en la receta, aunque se pueden hacer el mismo ejercicio de 8 diferentes maneras y lograr el mismo beneficio.

 

3- Planeamiento: Un debido planeamiento ayuda a lograr las metas de la persona. El entrenador prepara un programa individualizado a cada persona según sus diferentes objetivos a corto, mediano o largo plazo, y permite al deportista enfocarse mas en el entrenamiento que en el programa.

 

4- Consejo: Un entrenador, al tiempo de estar con un plan de entrenamiento, se vuelve la persona que le da consejo al deportista en qué es lo siguiente, y hasta se torna un amigo deportista.

 

5- Previene lesiones: Un entrenador que cuidadosamente monitorea el progreso de una persona, puede detectar fácilmente cuando existen síntomas de fatiga o sobreentrenamiento, que pueden preceder una lesión. Un entrenador que esté al lado del atleta, puede detectar cuando algo extraño sucede y señalar el ALTO al ejercicio, previniendo daños o lesiones. También se previene el abandono al ejercicio. Además, le puede hacer un programa de rehabilitación basado en las recomendaciones médicas debida a alguna lesión anterior.

 

6- Empuje adicional: Esto es de vital importancia, ya que cuando se está en un nivel del entrenamiento en que no se ven mejorías, es ahí donde el entrenador sugiere un nuevo ejercicio en el que se lograra esa pequeña mejoría que hará la gran diferencia.

 

7- Lista de chequeo: El entrenador elabora una lista donde se van marcando las metas del atleta, los logros de la sesión anterior y el estado en las diferentes fases del entrenamiento. Constantemente le recuerda al atleta la meta que él mismo propuso.

 

8- Retroalimentación: El entrenador no siente lo que siente el deportista, aunque note las mejorías o atrasos en las rutinas, pero es una buena fuente en conocimiento siempre y cuando el atleta le comente su estado antes, durante y después de cada rutina. Esta información será muy útil al entrenador para poder evaluar el progreso y adecuar el programa según las metas.

 

9- Apoyo: Los músculos de los atletas se alimentan de glucógeno, y la mente de vitoreo. Es por eso que cada persona necesitan apoyo, y el entrenador puede proveerlo – es aquél que le da una palmada en la espalda y le dice "vamos, tu puedes, una más…!" Además, es alguien con quien se puede comentar si fue un mal entrenamiento o con quien celebrar un logro obtenido de acuerdo a las metas fijadas.

 

10- Diversión: El entrenador puede lograr, mediante los puntos anteriores, que el entrenamiento sea divertido, ofrece comentarios alegres o información que puede ser útil en la vida diaria.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s